jueves, enero 26, 2017

"Daños colaterales" y recuerdos del "limoncello"

Cuando hacíamos comidas familiares, la esposa, italiana, de un sobrino mío, siempre traía su botella de "limoncello", licor artesano (*), casero y que hacía ella misma, que lo había aprendido de su abuela; y, a fe de Dios, que era delicioso.

Pero la pareja, como tantas de ahora, se separó; ella se fue a vivir con otro caballero y yo me quedé sin "limoncello".

No voy a cometer la inelegante y burda afirmación que ésta fuera la mas grave consecuencia de tan penosa separación. No soy tan egoísta...
Solo he sido victima inocente de los malditos "daños colaterales" que hay en todo conflicto, familiar o armado.

Coronel Von Rohaut
(*) Obtenido por maceración de limones en alcohol, típico de muchas regiones de Italia (lago de Garda, Trentino, Sicilia) pero, especialmente, con los limones de la "costa amalfitana", Amalfi, Positano y Ravello, en el Golfo de Salerno, en la Campania, al sur de Nápoles y cerca de Sorrento.
¿Al leer esta descripción, no te pondrías a cantar? Clika aqui mismo y escucha.