martes, enero 31, 2017

¡Qué buen ojo tenía yo!

Hace como 50 años, en plena decadencia de la industria del vino en España, soñaba que si me tocaba una quiniela (porqué nunca he sabido partir de cero, que es lo que tiene mérito) me dedicaría a embotellar vino de "mi" finca (y hasta le dí nombre a la marca y diseñé la etiqueta de mis botellas).
Y ahora hasta la multimillonaria reina de Inglaterra embotella y vende, a buen precio (85 euros la botella de espumoso), el vino de sus viñedos en Windsor...

Coronel Von Rohaut

(PS) ¡Cuantos buenos negocios soñé y nunca pude realizar... mecachis en la mar!