miércoles, febrero 01, 2017

Hipocresía sin límites

Después de acusar, en primera plana, que el "racismo" ya ha perdido la vergüenza (yo nunca la he tenido...) y de poner a parir al Trump por sus políticas, mi periódico, a continuación, se queja que en la población de Salt, al lado de Girona, los hijos de inmigrantes (lease putos moros o magrebíes) ya son más del 90% de los alumnos de las escuelas públicas....

¡Coño, pues no les dejes entrar...! (*)

Coronel Von Rohaut

(*) No en la escuela; en el país,