miércoles, febrero 01, 2017

Lo repiten varios y yo lo asumo

La "catalanización" de España, o llámale "modernización" para no herir orgullos ni sentimientos, ha sido imposible a pesar de los muchos esfuerzos y, además, el "hecho catalán" que la empujaba ha sido menospreciado en la España castellana "orteguiana", y no tan solo y de forma brutal en los últimos tiempos, si no ya desde hace muchas y muchas décadas.
Por lo tanto, a Catalunya no le queda más remedio que seguir su viaje por la historia sola y asumiendo su identidad nacional como Estado.
No es Catalunya la que se separa de España si no España la que se separa de Catalunya, según afirma hoy, sagazmente, un lector del periódico "ARA". 
Pero esto tampoco es cierto del todo, si no que es Castilla, la orgullosa, soberbia y andrajosa, la que jamás ha querido mirarse ("enmirallar-se") en el espejo catalán, del que tanto habría aprendido y mejorado (Y no tan solo robado...).

Coronel Von Rohaut

(PS) ¡Pues que os den...!

En las imagenes y por orden, Pujol con Juan Carlos I, Cambó con Alfonso XIII y Amadeo de Saboya ante el féretro del general Juan Prim.