lunes, marzo 13, 2017

1.785 maneras de hacer el ridiculo más espantoso

El malvado Rajoy, un mamarracho que solo es lector de "Marca" según confesión propia (periódico deportivo y sectario madrileño), recomienda un libro titulado "1785 motivos por los que hasta un noruego querría ser español".

Y cita, como ejemplos solventes que nos enorgullecen, además del indice de paro que en España es del
18,75 %, mientras que en Noruega es de solo un 4,4%, la gestora ferroviaria ADIF que con sus retrasos y averías constantes lleva de culo a los catalanes usuarios de "Cercanías" (*), al cantante Julio Iglesias, y al inventor del palo de fregar (que hacía años que todas las marinas del mundo ya venían utilizando un artilugio muy parecido para fregar las cubiertas de madera de los buques...).

En indice de desarrollo humano Noruega es el mejor país del mundo mientras que España está en el lugar 26º; y en transparencia y percepción de la corrupción, Noruega está en el 6º lugar y España en el 41º.

¡Ah si! tenemos muy buena gastronomía; lástima que la de 1ª clase sea catalana o vasca...

Y también tenemos la gastronomía popular, las playas y el sol y el clima. Pero, para nada, ello es gracias a Rajoy, al PP, o al espíritu inquisitorial castellano y su total falta de empuje empresarial (que no esté ligado al "amiguismo" y al "pelotazo").

Yo cada vez que leo la palabra España, exclamo "Vade retro Satanás".

Coronel Von Rohaut

(*) No quiero suponer que sea por haber construido una estación del carísimo y ruinoso AVE en Otero de Sanabria, un pueblo zamorano de 26 habitantes...