martes, junio 20, 2017

Entendido, Sorayita...

Tu que venías en plan dialogante al final te has desenmascarado y has aceptado confesar que, para ti (y para millones de hispano-castellanos ultranacionalistas y centralistas) los catalanes, más que una nación discordante, no somos más que "una matraca" o sea, una molestia a la que hay que acallar (a poder ser, para siempre).

Gracias, vicepresidenta castellana y soberbia, por aclararnos que, para vosotros, los catalanes solo somos unos "torracollons".

Y que, eso sí, mientras pagamos religiosamente, mejor estaríamos calladitos...

Pues mira, chata, lo que estamos haciendo ahora mismo es preparar largarnos a toda vela y dejaros con vuestras inmensas e inasumibles deudas externas, y con el culo al aire (*).

Coronel Von Rohaut

(*) Y los que vendrán a daros con la matraca y en todo el morro van a ser vuestros acreedores internacionales.

1 comentario:

Salvador Mas dijo...

Ah, y que sepas que con gente que trae ejércitos extranjeros a matar paisanos, mejor es no jugar, ni habitar. Todavia no se os conoce tratar de terrorista a aquel del que heredasteis el atado y bien atado constitucional.